Xataka
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Los ordenadores nos han acompañado desde los años 80 del siglo pasado. El IBM PC data de 1981, y el primer portátil data también de esa época en forma del mítico Osborne 1, aunque hasta 1986, cuando llegó el primer PC Convertible, no se puede hablar realmente de un formato similar al de los portátiles de hoy en día. En estos casi cuarenta años, ha habido una evolución tecnológica casi milagrosa.

El procesador de los primeros ordenadores era el Intel 8086, con 29.000 transistores, tecnología de 3.000 nanoómetros y una velocidad de reloj de hasta 10 MHz. Los procesadores de hoy en día se fabrican con 7, 10 o 14 nm, tienen miles de millones de transistores y alcanzan frecuencias de más de 5.000 MHz. Y las diferencias no solo son a nivel tecnológico: la forma de usar el ordenador también ha cambiado. Para ilustrar esta evolución, hemos contado con el testimonio de diferentes profesionales, tanto involucrados en la tecnología como ajenos a ella.

El ordenador y el arte electrónico – Antonio Alvarado

Antonio Alvarado es, probablemente, el artista precursor del Net Art y el arte electrónico en España. Nacido en 1950, además, ha mantenido una relación muy estrecha con los ordenadores desde sus comienzos.

En mi casa tuvimos televisión desde 1956, mi padre, que era militar, participó en unas maniobras conjuntas que el ejército español realizó en Alemania con el de Estados Unidos, fruto de los contactos que Franco mantenía con Eisenhower […] En el avión de vuelta se trajo un televisor, algo que poca gente en España tenía. Eso marcó mi interés por las herramientas electrónicas”, explica.

Aunque su primer contacto con los ordenadores llegaría a principios de los 80: “Encontré trabajo en el laboratorio de aduanas donde, coincidiendo con mi incorporación, aparecieron los primeros ordenadores, que se utilizaban principalmente para realizar bases de datos con DBase3 y con el sistema operativo MS-DOS. Pronto introdujeron Word Perfect, un programa de texto donde la utilización de las teclas especiales era la norma al no existir el ratón”.

Efectivamente, hubo un tiempo en el que no había ratón y los programas se manejaban con atajos de teclado. Estos siguen estando vigentes y son más rápidos que el propio ratón, pero no se suelen manejar salvo en entornos muy específicos como los de edición de vídeo, fotografía o desarrollo de código.

En la década de 1990 recibí un dinero de mis padres […] me gasté todo ese dinero en un ordenador PC, un 486 con 4Mb de memoria RAM, un monitor de 17” y una impresora Deskjet 560, de las primeras de chorro de tinta. Todo me costó 1.000.000 de pesetas”. Es una buena referencia, sin duda, para constatar que los ordenadores eran más caros entonces que ahora. Hoy, una configuración de gama alta cuesta entre 2.000 y 3.000 euros, bastante menos que los 6.000 euros al cambio.

En 1998 me apunté a un curso de Internet y VRML […], fruto de ello fue mi primera página web, que subí a la red mediante un módem y gastando mucho de teléfono, pues no existían las tarifas planas y uno se conectaba a través de la línea telefónica normal”, continúa. ¡Qué tiempos los de entonces!, cuando empezó a llegar Internet a los ordenadores personales y, en vez de WiFi, teníamos un módem conectado al teléfono de apenas 56 Kbps.

Netscape tenía incorporado un editor de páginas web que necesitaba algunas correcciones mediante código. Gracias a ello, hice por aquellas épocas diversas obras para Internet. También me serví de Alchemy Mindworks, un programa fantástico para hacer animaciones GIF […] Y me inicié en el sonido con la grabadora de Windows”, rememora Antonio Alvarado.

En la década del 2000, se adentra en tecnologías como VRML o Java 3D, lo cual se concreta en más obras y coincide con una etapa en la que comisaría el festival MAEM. En 2004, toma contacto con el vídeo digital, usando el DVD como soporte para sus obras de vídeo interactivo. Su pasión por la tecnología continúa en el mundo de la electrónica: “En 2008 conozco la placa Arduino. Desde hacía años quería realizar instalaciones con elementos electrónicos”.

A día de hoy, prosigue vinculado al mundo de los ordenadores continúa, sobre todo en la realización de volúmenes de artista como ‘El libro del fin de los tiempos’.  Para trabajar usa un sobremesa clónico, con procesador Intel® Core™ i7 a 3,40 GHz y  RAM de 16 GB. Como broche a su intervención, Antonio Alvarado aporta un valioso punto de vista: “Las obras por ordenador se parecen más a la música que a la plástica y son más bien obras con una partitura que puede ser interpretada de distintas maneras”.

Componentes y portabilidad para todo – Javier Galiana

Javier Galiana es director de consumo para EMEA en Intel y la informática ha estado muy presente en su vida. “Mis primeras experiencias, como la mayoría de los usuarios en aquella época, fueron compartiendo ordenador de sobremesa a finales de los 80, pero el primer ordenador que realmente puedo llamar personal fue mi primer portátil, un Toshiba Satellite a mediados de los 90. Fue el comienzo de la revolución de la movilidad, un equipo que ya te permitía trabajar y moverte a la vez a pesar de su elevado peso”, aclara.

Como muchos directivos de hoy, Javier Galiana tiene que desplazarse con asiduidad, por lo que la movilidad sigue marcando su equipamiento: Hay muchas opciones y modelos que podrían encajar perfectamente con mi estilo de vida actual. Sobre todo, que sea un equipo ultraligero, cómodo de transportar, que no ocupe demasiado espacio para viajar en avión cómodamente con él y que tenga bastante autonomía”. 

Pero no es un profesional que aporte una experiencia de usuario sin más, su trabajo en una de las compañías que han ido escribiendo la historia de la informática le permite ir un paso más allá para introducir un nombre clave: Proyecto Athena. Según Galiana, cualquier equipo que cumpla con las especificaciones del Proyecto Athena encajaría perfectamente” en su estilo de vida actual.

A lo largo de la evolución del ordenador personal ha habido varios hitos disruptivos como los que repasa Galiana: Una aportación decisiva a esta transformación fue Centrino™, allá por 2003, incorporando por primera vez conectividad WiFi a los portátiles, y continuó con el concepto de Ultrabook™. Ambas contribuyeron a que la idea de portabilidad dejase de ser algo intangible y pudiésemos efectuar ese intercambio de información entre personas de cualquier parte del mundo”.

Ahora, el reto que está llegando a los ordenadores es el Proyecto Athena. Galiana hace un resumen de sus aspectos esenciales: […] rendimiento mejorado, encendido de los equipos instantáneo, optimización de la duración de la batería ─llegando a durar virtualmente un día─ y carga rápida de la misma, conexiones increíblemente rápidas, un diseño totalmente nuevo con biseles más delgados y pantallas inmersivas. Y no solo eso. Gracias al Proyecto Athena, el ordenador aprenderá de nuestros hábitos para ofrecernos la mejor experiencia”.

¿Cómo es posible eso?, el responsable de Intel asegura que detrás está la Inteligencia Artificial orquestando el funcionamiento del dispositivo”. Está claro que la innovación sigue viva en el mundo del PC. Y eso que se ha tratado de «matar» en varias ocasiones.

“Con la llegada de los smartphones y otros dispositivos móviles, el mercado de ordenadores se ha tenido que enfrentar a unos duros competidores, pero esto, en vez de ser un freno, ha sido un acelerador para que el PC evolucione todavía más rápidamente. […] De hecho, el PC ha reinventado la tableta dando paso a un nuevo concepto de ordenador como son los convertibles y 2 en 1”, explica Javier.

Se trata de una portabilidad que ha llegado incluso al mundo gaming y de los eSports, donde el sobremesa siempre ha sido la estrella, pero está viéndose poco a poco complementado por el portátil, ya que va ofreciendo rendimientos mayores”.

El PC no se estanca, se integra más aún con nuestras vidas adoptando tecnologías nuevas. En efecto, Intel ya incorpora en diferentes dispositivos conectividad WiFi 6 –estándar 802.11ax–, mientras que con 5G  llevan tiempo trabajando. “Muchos sectores y personas experimentarán un importante cambio que se traduce en velocidades de conexión extremadamente rápidas, menor latencia y mucha más capacidad”, detalla el directivo.

“La IA junto con la interacción por voz con los dispositivos también está cobrando un papel importante en nuestra forma de vivir y desde Intel estamos desarrollando tecnología y conjuntos de instrucciones que harán que esté presente en muchos segmentos. El Proyecto Athena en portátiles se va a encargar de aunar estas oportunidades para ofrecérselas al usuario final de estos dispositivos”, añade.

En cuanto a las tendencias en lo que a diseños y tecnologías que exhibirán los PC se refiere, Galiana hace un recorrido por las más recientes: Hace un año más o menos descubrimos portátiles revestidos con piel, actualmente se han anunciado los primeros portátiles con pantalla flexible y plegable, o el primer compacto fabricado con plásticos recuperados del fondo del océano”.

El fenómeno DJ y el ordenador – Anni Frost

Precisamente, la música electrónica y el auge de los DJs es parte de la historia de nuestro tiempo. No hay evento que se precie que no cuente con el arte de un DJ, como la también productora Anni Frost, para ambientarlo. Los profesionales de este sector usan el ordenador como herramienta, tanto para escenificar sus sesiones en directo como para producir música.

Anni Frost (Madrid, 1979) no se separa de su portátil MacBook en los distintos gigs donde actúa. De hecho, el término «gig» se usa para denominar a una economía en la que el trabajo es dinámico y surge aquí y allá de un modo no planeado de antemano. Se viaja con poco, ya que poco tiempo pasa un DJ donde tiene lugar la sesión.

Anni es autodidacta y apasionada de la tecnología: “Mi primera experiencia con ordenador fue hace unos diez años. Descubrí los software Serato y Traktor y empecé a experimentar con ellos de todas las maneras. Siempre estoy al día leyendo artículos y viendo tutoriales en YouTube. Lo que más me atrajo del uso del ordenador fue la cantidad de posibilidades que daba para jugar”.

No ha usado más plataformas que Apple. “Siempre tuve un Mac. El que tengo ahora es de 2015 y el primero era de 2010.  Al que tengo ahora le he cambiado el disco duro por uno SSD y añadido más memoria hasta llegar a 8 GB y va como un tiro. En la actualidad pincho con Mac, dos controladoras X1 y a tres pistas. con las que puedo hacer una especie de Live”, expone Frost.

También produce su propia música, aunque lo hace con un ordenador de sobremesa, un iMac con el software Logic Control. Mientras, prepara las sesiones usando el software Recordbox, con unos 60 temas para cada una con estilos como el tech house, techno, downtempo, underground…. La tecnología, en esta ocasión, se funde con la música buscando un solo propósito: “Que las sesiones sean a mi gusto y crear un estilo propio”.

La fotografía en el tiempo del ordenador – César Lucas

Otro campo del arte conquistado por el ordenador ha sido el de la fotografía. Para hablarnos de ello, tenemos el testimonio de César Lucas Escribano (Cantiveros, Ávila, 1941), que se inició con 17 años como fotógrafo de prensa en la plantilla de Europa Press. Desde 1960 hasta 1965 trabajó en el diario Pueblo como redactor gráfico y, en 1965, funda su propia agencia gráfica, Cosmo Press.

De 1966 a 1973 combinó su trabajo en prensa con la realización de encargos para Twentieth Century Fox, United Artists y Metro Goldwyn Mayer. Por su cámara han pasado estrellas de la talla de Katharine Hepburn, Brigitte Bardot, Sean Connery, Raquel Welch, Yul Brinner, Romy Schneider, John Lennon, Billy Wilder, Clint Eastwood, Stephen Boyd o Buster Keaton.

Según él, el ordenador ha sido una herramienta. “Sufrí mucho desprecio por parte de profesionales de mi generación que, cuando veían que usaba un ordenador en lugar de un laboratorio, me recriminaban que abandonara lo clásico e importante y lo tradicional de la fotografía por esas modernidades”, recuerda. Habla de los años 90, cuando empezaban a aparecer programas como Photoshop.

Como usuario, César señala que la progresión del PC ha sido notable: “Antes con un ordenador se hacían cinco cosas y ahora se pueden hacer cinco mil. No es tanto que sean más rápidos, sino que permiten abarcar más campos de aplicación. No llego a aprovechar todo lo que puede dar de sí un ordenador hoy en día”.

En todo caso, su experiencia autodidacta demuestra que es posible integrar al ordenador en el trabajo sin necesidad de tener una formación específica, pero sí pasión e interés.

En la actualidad César Lucas usa el ordenador para digitalizar su extenso fondo de catálogo: “Me sirve para salvar fotos que estaban perdidas, para recuperar fotos que no tenían ningún valor… Tareas que nunca podría hacer con un laboratorio tradicional. Además, acabo de enviar fotos en cuestión de 30 segundos para una publicación, en todos los formatos y tamaños. Y esto delante de la pantalla del ordenador. Esto no era posible antes”.

Además, lo aprovecha para gestionar, por ejemplo, sus cosas con la Administración Pública o seguir aprendiendo. Portátiles ha usado en viajes, pero su preferencia es el ordenador de sobremesa. Como tantos otros profesionales, combina el uso del ordenador con el del smartphone y una tableta. Como dice el propio César Lucas, “nunca hay que mirar para atrás, siempre hay que mirar hacia delante”, al menos en tecnología.

Las nuevas profesiones y el ordenador – Diego Pons

Diego Pons Cristiani, videoblogger y responsable del canal ‘Viajando con Diego’  comenta que su primer PC lo compró en el 92. “Era un 486 y lo utilicé para crear texto y trabajar con contabilidad. El primer portátil fue en el 95 y era un Toshiba tipo ladrillo, pero con ese ya empecé a escuchar música y ver películas. En 2007, empecé a hacer vídeos para subir a YouTube”.

Las necesidades de trabajo de un videoblogger son especialmente exigentes. Ahora, Diego usa un equipo de sobremesa ThinkStation con procesador Xeon, varios SSD y RAM suficiente para mover los vídeos con fluidez. Como portátil, “llevo un ThinkPad X1 Carbon con un Intel Core i7 con el que también trabajo en vídeo muy cómodamente”.

Se muestra categórico en este aspecto: “Seguiré usando ordenadores potentes, ya que la edición de vídeo requiere mucha RAM, procesador y tarjeta de vídeo, así que se puede decir que soy un esclavo de la potencia en informática, pero muy feliz con lo que me han traído a mi vida profesional. Son mi herramienta favorita”.

El caso de Diego es claro en lo que se refiere al uso del ordenador como herramienta para desarrollarse profesionalmente en trabajos que nacieron apenas hace una década y están ligados de forma muy directa a la tecnología.

Los influencers a veces son frikis – Krys Pasiecznik

Krys Pasiecznik, influencer, modelo y fotógrafo de 31 años de edad aporta un testimonio que realiza un recorrido por la historia de los ordenadores desde la perspectiva del early adopter.

“Mi primer ordenador fue un Pentium a 133 MHz. Era el año 1988, si mal no recuerdo. Con 16 MB de RAM y 1,5 GB de disco duro. Si quería instalar más de dos juegos tenía que desinstalar algo […] Para descargarme una foto del ‘Episodio I’ de Star Wars tardaba minutos. Me entraban virus, tenía que tener cuidado para que no me redirigieran a números 906 que cobraban lo que les daba la gana…. Después amplié de 16 MB a 64 MB y la placa se quemó a las pocas semanas”, narra Pasiecznik.

También recuerda la noche «efecto 2000»: “El ordenador dejó de funcionar y me desesperé. Luego me di cuenta de que era solo que había dejado la pantalla con el brillo al mínimo. Era una época en la que no tenías con quien contactar, Google acababa de salir como quien dice y no funcionaba muy bien”.

Por suerte, todo empezaría a mejorar a partir de ese momento: “Estuve cuatro o cinco años con el Pentium a 133 MHz y, cuando pasé al Pentium 4, aquello era el futuro. Tenía 128 MB o 256 MB, no me acuerdo bien. De disco duro tenía 60 GB y me conectaba con ADSL de 1 mega con tarifa plana a partir de las cuatro de la tarde. Eso era ya algo decente. Me metí en el chat de Terra y empecé a conocer gente. Eran las redes sociales de la época”.

Como sucede con Antonio Alvarado, Krys nos guía en un viaje emocional por la evolución del PC, pero con la diferencia generacional inevitable: “Era todo como ‘¡guau!’, ver cómo nacía Internet, cómo cada día había una cosa nueva que funcionaba mil veces mejor que la anterior, cómo evolucionaba todo. He pasado por Windows 98, Windows Vista, Windows XP, y de ahí todo lo demás hasta ahora”.

En nuestros días asegura que, “como el 90% de la gente”, tiene un portátil. Se trata de un MacBook Air con un procesador Intel® Core™ i5, disco SSD y 4 GB de RAM que emplea fundamentalmente para editar fotos con Adobe Lightroom.

Eso sí, reparte su vida digital entre el portátil y el smartphone, donde consulta Internet o el correo. En este momento de su carrera nos confiesa: “No tengo tiempo ni para jugar”.

El ordenador y los negocios, cuanto más portátil mejor – Tero Sarkkinen

Y es que la portabilidad es una virtud en los tiempos de los negocios globalizados. Tero Sarkkinen, presidente ejecutivo del consejo en Basemark pertenece también a este perfil de directivo.

Es una persona que conoce bien el mundo del PC. No en vano está detrás de la empresa Futuremark, que ha sido y es la referencia en el mundo del benchmarking del PC.  “Mi primer PC fue un 386 que usaba en el club de programación de la escuela donde estudiaba. Tenía pantalla de fósforo verde y disquetera… Mi último ordenador PC basado en Windows fue un portátil IBM, que cambié por los MacBook hace como 10 años”.

Basemark provee de soluciones tecnológicas para la industria, con foco especial en la automoción, en áreas como la integración de cockpits digitales o la conducción autónoma, y Tero se pasa gran parte del tiempo viajando por el mundo desde su sede central en Helsinki. No obstante, su afición por el hardware sigue presente: “He construido un PC a partir de componentes para mi hijo. Le gusta jugar con algunos juegos”.

El ordenador y los videojuegos – Adrián Gómez

El gaming es uno de los grandes sectores que han marcado el devenir de la informática. En este mundillo, y con permiso de las consolas, el PC de sobremesa ha sido siempre el rey, aunque los portátiles han ido ganando terreno como resultado de la evolución tecnológica de procesadores, GPUs o conectividad.

Adrián Gómez relata una experiencia que recorre paralelamente dos universos aparentemente separados: negocios y videojuegos. A sus 30 años, se autodefine como un «startupero». Su última aventura empresarial está relacionada con el mundo de los videojuegos y los eSports y tiene nombre propio: X6tence, uno de los equipos de eSports con una de las trayectorias más dilatada en nuestro país.

Si en su época de estudiante tuvo un portátil Toshiba, en la fase de emprendimiento, cuando montó el sello de gafas de sol Hawkers (que registró un crecimiento exponencial), su equipamiento cambió inicialmente a un MacBook sin apellido «Pro». Luego, fueron prosperando.

Teníamos que viajar muchísimo. Ahí el MacBook Air fue un gran apoyo para nosotros. Teníamos un ordenador medianamente potente, con un diseño muy bonito que, aunque parezca una frivolidad, juega un papel importante de cara a reunirse con clientes”, comenta Adrián. Era el año 2012-2013.

De forma paralela, los videojuegos y las competiciones deportivas alrededor de los eSports empezaban a beneficiarse de la llegada de las conexiones de red de buena calidad a los hogares y la democratización del precio de los PCs.

Los primeros equipos de eSports, llamados clanes, se organizaban alrededor de los «cybers», con conectividad y equipos solventes para jugar. Eso sí, con precios prohibitivos para usuarios de a pie. Jugadores míticos de ‘Counter Strike’ como FlipIN, empezaron así. Pero en 2013  “ya no necesariamente tienen que jugar los gamers de Valencia con los de Valencia o los de Madrid con los de Madrid. Se pueden juntar los mejores independientemente de dónde estén”.

Curiosamente, con el 2020 pidiendo paso, “asistimos a un fenómeno llamativo: los jugadores vuelven a geolocalizarse. Ya no por cuestiones tecnológicas, que están resueltos, sino como consecuencia de la profesionalización de los videojuegos. X6tence, por ejemplo, construye unos headquartes en Alicante de 800 m2, con psicólogos, entrenadores, nutricionistas, etcétera. Ahora los mejores jugadores se juntan en un centro de alto rendimiento en torno a un «cyber 2.0» por definirlo de algún modo”, reflexiona Adrián Gómez.

De vuelta al segmento empresarial, para él hoy el gran avance es el multidevice. “En la actualidad trabajo con un MacBook de sobremesa en la oficina; con un MacBook Pro como portátil, cuando me voy fuera de la oficina para poder moverme, junto con un iPad para los momentos en los que me desplazo. Y todo ello bajo el paraguas de la nube”, desarrolla.

Para el futuro del gaming avanza: “En estos CAR de los eSports no se tardará mucho en ver prototipos de ordenadores para investigar nuevos desarrollos tecnológicos como los relacionados con la reducción del ping hasta conseguir el ping cero ideal. Se busca la excelencia. En la parte de los PC, encontramos la máxima tecnología con procesadores Intel de última generación”.

Las máquinas ya están en ese punto de ser prácticamente perfectascontinúa Adrián─ Ahora prácticamente, si hablamos de un juego como LoL que es el fútbol de los eSports los equipos actuales son capaces de moverlo con fluidez sin que se aprecien carencias que sea necesario resolver técnicamente”.

Es una percepción real. Ya no parece tan necesario perseguir un aumento de rendimiento bruto, sino un refinamiento de otros aspectos relacionados con la conectividad, eficiencia o almacenamiento. Aspectos en los que Intel se ha fijado y se sigue fijando hoy en día. WiFi 6, por ejemplo, es parte ya de sus chipsets de última generación.

El trabajo bajo el brazo – Phil González

Phil González es fundador de Instagramers, la red mundial de fans de Instagram y autor de varios libros sobre esta red social y sobre el arte de la desconexión en la era digital. Comparte con nosotros sus primeros contactos con la informática.

No sabíamos quién era Bill Gates ni donde estaba Silicon Valley, pero el padre de mi amigo le había regalado una computadora de sobremesa de esas de pantalla monocolor, verde o azul, creo recordar. Era un Commodore 64 y usaba las típicas floppy disc.  Hacíamos algunos trabajos para ir de modernos en el instituto y usábamos un programa llamado Multiplan (DOS), uno de los primeros programas de cálculo desarrollado por Microsoft. ¿Quién me hubiera dicho a mí que la informática e Internet iban luego a tener tanta importancia en mi vida?”.

Phil es uno de los muchos usuarios que vienen de ordenadores como el Commodore 64 o incluso el Spectrum o los Amstrad, un punto de partida más económico que los primeros PCs. “Después de muchos años trabajando obligatoriamente en entorno Windows en distintas empresas corporativas, me pasé a Mac. Hoy uso un MacBook Air con procesador Intel Core i7 a 1,7 GHz y 8 GB de RAM”, declara.

Llegados a este punto, se sincera: “Realmente lo que me hizo ser Mac fue probablemente el rollo de ser «cool». Hoy ya es más por la comodidad de tener todos mis dispositivos Apple conectados de forma ágil y rápida”.

Su experiencia es dilatada y sus recomendaciones muy al grano, como es él: “Recomiendo a la gente usar un portátil (Mac o Windows) cuando tiene que desplazarse a menudo y tener toda la información y necesidad de trabajar en remoto. Si no se tienen esas necesidades, un ordenador de sobremesa es suficiente y más adecuado para cuidar nuestras cervicales”.

La evolución de los ordenadores es la evolución de la sociedad

Los perfiles que han compartido su experiencia con los ordenadores personales permiten ser testigos de su evolución durante estas cuatro décadas que llevan entre nosotros. Si hay que sacar alguna conclusión, una puede ser la de la migración del mundo del ordenador de sobremesa al del portátil.

A ello ha ayudado que el rendimiento de los procesadores para portátiles actuales, como los más recientes de 10ª generación Intel® Core™ con tecnología de 10 nm, sea suficiente para la mayoría de las tareas. En estos equipos, incluidos los finos y ligeros, ya es posible incluso editar vídeo, crear música o llevar una sesión de DJ durante varias horas.

Asimismo, hemos visto cómo los ordenadores acompañan a los profesionales en sus nuevas dedicaciones. Hablamos de videobloggers, influencers o creativos en el contexto de la llamada «economía gig», aludiendo a la filosofía de trabajo esencialmente dinámica. O de gamers, en la era de los eSports.

Y también hemos podido sacar una segunda conclusión que se refiere a ese refinamiento que mencionábamos para mejorar la experiencia de usuario frente a la potencia sin más. Directivos, youtubers, influencers, fotógrafos, escritores, artistas, músicos, gamers…. todos ellos son el testimonio de la evolución de los ordenadores y de cómo ha ido entrando en nuestro día a día. En la vida cotidiana y profesional, para ser competitivos y desarrollar nuestras aptitudes y habilidades.

Imágenes | Cedidas por los entrevistados, foto del IBM PC Convertible de Museums Victoria, foto IBM PC de Reddit, Lenovo ThinkPad X1 Foldable de Lenovo